Skip to content

A propósito de Tchaikovsky

27 abril, 2011

Era un deber. ¿Cómo no hacerlo? Escucho a este eslavo con mucha frecuencia, y consideré casi como un crimen artístico no retransmitir -al menos textualmente- lo que nos provoca este coloso a nosotros, los amantes de la música académica.

Ya sé, ya sé. Hablar de un músico del siglo 19 puede no ser lo más entretenido del mundo. Hablando claramente, y prescindiendo del interés histórico que un individuo pueda tener, la música de entonces quedó total y absolutamente desfasada de la que se oye hoy día. Por eso resulta tan raro encontrarse con gente que encuentra algún placer en escuchar un clavencín, un laúd, o bien se deleite con las polifonías del canto gregoriano. ¿Pero en qué reside ese éxtasis que la gran oferta moderna no puede suplir? Bueno, esta pregunta es como pedirle a alguien aclarar por qué disfruta tanto la música que suele oír, algo ciertamente difícil de explicar. Sin embargo, intentaré transmitir esa misma emoción a quienes lleguen estas líneas. Antes que nada es preciso aclarar algo, o más bien limpiarnos de preconceptos. La música “clásica” no es un compendio de arrorós, ni un relajante natural; tampoco todo lo de ella tiene que agradarte. Lo importante es que no categorices algo tan amplio en un solo compositor, y más considerando que la obra en sí no es lo único fundamental, antes bien, por detrás hay orquestas, instrumentos, directores y aún cantantes en el caso de las óperas. Por todo esto, lo mejor es acercarse como -realmente- alguien que no sabe nada del tema, y que está dispuesto a escuchar varias alternativas antes de dar un juicio definitivo.

Ahora sí, ¡comencemos!

 

 

Nuestro camarada Piotr Ilich Tchaikovsky nació en un pueblo de los Urales en 1840. Su vida quedó enmarcada en un periodo algo turbulento de la música; comenzaban a surgir los conservatorios nacionales, y los músicos se volcaban al pueblo para tomar (y usar) melodías populares en sus obras. Es lo que hoy conocemos por el nombre de Romanticismo, bajo una de sus premisas básicas: la búsqueda de la identidad nacional. La música de Tchaikovsky, sin embargo, terminará siendo un compendio de melodías eslavas sujeta a las formas occidentales.

Pero dejemos que el autor hable por sus obras, a la vez que amenizamos la lectura, presentando uno de los conciertos para violín más famosos (y más difíciles) que nos ha dejado el autor: el concierto para violín en re mayor, opus 35.

 

 

¿Cuántas versiones hay de este concierto? ¡Muchísimas! La que he colocado aquí está dirigida por el conductor Christoph Poppen en la orquesta filarmónica de Alemania. Interpreta el violín la joven Janine Jansen. ¿Y esto es importante? ¡Claro que sí! Incluso tiene relevancia el instrumento de la violinista, pues no es lo mismo tocar un Stradivarius que un violín cualquiera, pero estos son detalles que se van adquiriendo a medida que uno oye más y más versiones de una misma obra.

Ahora bien, lo primero que hay que tener al oír la obra (cualquier obra clásica) es mucha paciencia. En un concierto, generalmente, no hay acompañamientos vocales que nos lleguen a desvelar lo que su autor nos quiere decir, por eso es muy importante prestar atención al desarrollo de la obra. Yo aconsejaría, además, no ver los videos ni los movimientos de la orquesta; debe ser un acto de pura introspección. La obra debe ser absorbida para ser apreciada en todos sus matices, y esto implica dejarse llevar, entregarse al autor.

Si fueron pacientes, quizás ya habrán notado algo particular en el concierto. Un comienzo nada grandioso dio paso a la apoteosis de la obra, necesario para crear un ambiente de grandeza y, sobre todo, honor. El honor se respira en cada nota, se desprende como una revelación interior, ¿y cómo no serlo en una época donde la gente se mataba por conservarlo? Pero Tchaikovsky no se refiere a eso, y como diciendo «¡Oigan mejor!» acalla la orquesta, dejando al violín que nos explique mejor.

Es comprensible. Tchaikovsky no era un ser de afrentas, al contrario; era muy sensible, hipocondríaco, misántropo, lloraba casi por cualquier cosa y vivía aquejado de frecuentes jaquecas. Sumado a esto, sus raíces eslavas le dejaron el amor por los juegos de azar y la bebida. Su inseguridad era extrema, quizás debido a su constante temor de que la sociedad no aprobara su condición homosexual. Lamentablemente nos abandonó muy pronto: falleció a los 53 años.

Volviendo al tema, la forma más amena de explorarlo es darle un sentido, que no tiene por qué ser el mismo que el del autor. El concierto de violín bien puede asimilarse con la historia de un héroe, un momento particular de nuestras vidas, o simplemente un misterio que espera de nuestra atención para ser revelado. Está unión estará estrechamente ligada a nuestras emociones, que reaparecerán ni bien volvamos a oír la música.

Para sumar otro contexto a esta exquisitez, les recomiendo una película dirigida por Radu Mihăileanu, El Concierto, cuya trama gira alrededor de la obra; una comedia bastante entretenida, aunque inexacta en algunos aspectos orquestales. Esta tela da para mucho hilo, y para no sobrecargar tanto la página con información y videos, dejaré la nota en este punto, la cual prometo continuar en una segunda parte. Mientras tanto, y como tarea, pueden buscar otras versiones del concierto; no les recomiendo las de youtube ya que la calidad del sonido es deplorable, y las grabaciones antiguas. Por mi parte, les alcanzaré una con Julia Fischer al violín acompañada por la orquesta nacional rusa, para que puedan llevar en sus reproductores portátiles; pero insisto, ¡no se queden con una sola! Los directores de las orquestas son más o menos fieles a las anotaciones de los compositores, y algunos modifican los tempos o los adornos, embelleciendo (o empeorando) el resultado final; el criterio está en cada uno, quédense con la versión que más les guste a ustedes.

Añadiré además un enlace externo a la película que mencioné en el párrafo anterior. Como no depende de mi, no me haré cargo si los enlaces se caen.

¡Buena música a todos!

 

Descargar concierto | Tchaikovsky Violin Concerto

Descargar película | El Concierto

From → Música

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: